Posts etiquetados ‘Cine made in Japan’

Troubleshooter

Publicado: febrero 10, 2011 en Cine, Reseñas Cine Asiatico
Etiquetas:,

Diversion pura y dura con un, como es habitual, carismático Seol Kyeong-gu (trilogia Public Enemy) es lo que nos ofrece este entretenido thriller de acción puramente palomitero.

Troubleshooter se desarrolla y gira entorno a los instintos de supervivencia de nuestro protagonista un ex policía que se convierte en sospechoso de una serie de asesinatos. Mientras huye de aquellos que le acosan y persiguen tendrá que limpiar su nombre, todo ello en 24 horas de lo mas estresantes como si del mismísimo Jack Bauer se tratara.

Con un tono muy ligero y un ritmo rápido, se nos mezclan abundantes escenas de persecuciones y hostias, con una trama de conspiraciones y alguna que otra escena dramática.


Kwon hyeok-jaen (asistente de dirección y coguionistas de Dachimawa Lee); cuenta para su debut en la dirección en esta película con dos grandes a su lado, la estrella Seol Kyeong-gu como absoluto protagonistas, uno de los actores mas conocidos, taquilleros y regulares de Corea del Sur, y a Ryoo Seung-wan (The City of Violence y Arahan) como coguionista, uno de los directores mas interesantes de la actualidad.


Troubleshooter logra lo que pretende, hacernos pasar una entretenida hora y media, y para ello cuenta con un ritmo vertiginoso, una buena banda sonora, un guion coherente, un buen reparto, y mucha acción, acción trepidante en sus persecuciones y violentas y salvajes en sus peleas a puñetazo y patada limpia (vease la escena del baño o la del final).

Puntuación 6.5/10

Anuncios

Yoshihiro Nakamura es uno de los directores mas interesantes y prolíficos de la actualidad en Japón, que siempre sabe darle un cierto toque personal y de calidad a sus películas, incluso aquellas que a priori parecen thrillers de lo más convencionales, como esta cinta, Golden Slumber.

Morita se reune con un viejo amigo para un dia de pesca, pero éste parece estar muy cambiado, y le recomienda a Morita que “huya, aun cuando parezca que esta a punto de morir”, justo antes de que una bomba estalle en la calle de al lado, justo por el lugar en el que estaba desfilando el presidente del gobierno. Morita huye instintivamente, y así comienza una persecución implacable, ya que comienzan a aparecer en los medios pruebas incriminándole del asesinato.


Basado en un best seller de Kotaro Isaka, este film de casi dos horas y media con ritmo trepidante resulta ser una gran película que no te deja descanso, y que tiene como protagonista a un carismático antihéroe y un elenco de secundarios de lo más estrambóticos.

Golden Slumber nos presenta una cinta de persecuciones muy al estilo Con la muerte en los talones o el Fugitivo, pero el objetivo de la película no es el descubrir las conspiraciones ni la emoción de la caza, sino más bien las emociones, ya que estamos ante una película en la que las conspiraciones y el thriller trepidante se mezclan con el humor, el drama sobre la amistad perdida y la manera de encontrar volver a casa.

La película aunque desprende en todo momento cierto aire a Hitchcock, y sus clásicos personaje protagonistas (hombres normales y inocentes acusados), se transforma en algo totalmente distinto una vez se va desarrollando, dándonos una película de suspense muy emotiva, nostálgica y cautivadora. Aunque eso no quiere decir que no tenga su buena dosis de acción y suspense.

Es verdad que ciertas situaciones y sobretodo personajes puedan parecer algo artificiales pero sorprendentemente se presentan de manera convincente, y es ese toque que la hace especial y diferente, junto a la música. Como sucedía en Fish Story, está película utiliza la música como un elemento importante en la historia, y en concreto una canción de los Beatles, la que da titulo a la película.


Masato Sakai (Sukiyaki Western Django) interpreta de manera excepcional a un hombre común algo inocentón que a pesar de todo (gracias al buen guión) no se convierte ni en el tonto del pueblo, ni en un payaso, ni en la típica victima.
Además Nakamura interrumpe su huida con continuos flashbacks de su vida universitaria que nos hace conocerlo mejor, siéndonos mucho mas fácil conectar con él.

Los personajes que conoce nuestro protagonista en el camino, en su huida, son de lo más curiosos, desde un asesino en serie de lo mas cordial (por muy raro que pueda sonar), a unos gansters de pacotilla bonachones, …… a los propios amigos de nuestro protagonistas con sus propias características especiales.
Y es que por muy tópica que pueda parecer esta cinta o cualquiera de este director, sus personajes son inteligentes e infinitamente más simpáticos que cualquiera de otra película del género.


Golden Slumber es una película que merece más reconocimiento y repercusión, igual que su director, ante todo en occidente, y un claro ejemplo es una de las escenas finales, que culmina en la pirotecnia visual mas que espectacular de lo más “romántica”.

Puntuación 8/10

Basada en un mítico manga de Sampei Shirato, The Legend of Kamui, nos cuenta la historia de Kamui, un ninja renegado perseguido por los miembros de su antiguo clan.


Lo que debería haber sido una entretenida película de aventuras en la que no solo podemos ver ninjas, sino también piratas y grandes batallas, gracias a la “buena ejecución” de su director Yoichi Sai (Blood and Bones, Soo) y sobretodo el guión de Kankuro Kudo (Zebraman, Ping Pong), se convierte en una las película mas soporíferas del año, a la vez que de las peores realizadas, con efectos especiales desastrosos, un horroroso apartado visual recargado con la intención de conseguir un supuesto estilismo técnico, un guión lleno de agujeros y unos personajes vacíos.

La película cuenta con un buen reparto encabezado por Kenichi Matsuyama (Detroit Metal City) y Koyuki (“Blood: The Last Vampire”), que hacen lo que puede con sus personajes faltos de emoción y fuerza.


Lamentable que con una figura tan interesante y un material tan rico como el de Kamui, se realice un trabajo tan irregular, en el que curiosamente siendo una cinta de acción, tenga en su escenas mas tranquilas y dramáticas, sus mejores momentos.
Una acción por cierto dirigida de manera desastrosa, abusando de malos efectos realizados por ordenador, aunque de la que se podría destacar (y en general lo unico bueno de la película) las técnicas y habilidades ninja que se nos presentan a lo largo de toda la película, sorprendentes e interesantes por si mismas.

Puntuación 2/10

Después de ocho años, Hiroyuki Nakano vuelve a las salas de cine con esta película basada en la historia corta “Yabu no Naka” del autor Ryunosuke Akutagawa, que ya ha sido adaptada en varias ocasiones, destacando en la obra maestra “Rashomon” de Akira Kurosawa.
Tras habernos dejado atónitos con sólo tres películas, el esperado regreso del director de Samurai Fiction y Stereo Future, después de ver la película, podría haber esperado unos años mas.


Nakano construye una película de aventuras con sabor a clásico muy inocentón y falto de ritmo y emoción, de esos en que los protagonistas siempre están limpios y tienen sus despeinados muy cardados y bien cuidados, y que cuenta con un reparto lleno de rostros conocidos por el fandon, destacado en especial Shun Oguri (Crows) que tiene una vez mas el papel de héroe carismático que vuelve locas a las chiquillas.

Tajomaru es un chambara melodramático de traiciones, conspiraciones, acción y amor, que nos narra la historia de dos hermanos de la familia Hatakeyama que compartieron días felices con un ladronzuelo al que adoptaron y llamaron Sakuramaru. Varios años después, un tesoro perdido y la falta de escrúpulos de Sakuramaru provocarán la tragedia.


A esta película le falta mucho para ser una reinvencion o modernizar el genero, a no ser que nos baste oír dentro de la banda sonora música rock o ver dentro de la propia película un numero musical hip hop, que entonces si, que es el no va mas.

Nakano pierde su estilo visual característico (muy cercano al videoclip), su ritmo trepidante y su originalidad, a favor de la comercialidad, en esta película destinada a la juventud japonesa, que aburre hasta la saciedad y que no sorprende ni en cuanto apartado técnico (en especial la dirección, que debería ser sorprendente) ni en historia llena de tópicos, agujeros en el guión, personajes estereotipados y poco desarrollados, y falsas sorpresas finales.

Puntuación 3/10

Higanjima es una película juvenil de aventuras con mucha sangre, una entretenida película de terror sin muchas pretensiones que parte de una idea de lo mas interesante, una isla llena de vampiros a la que llegan unos adolescentes en rescate del hermano de uno de ellos, cargados con katanas, bates de beisbol, arcos y flechas, y poca cosa mas, muy a lo Battle Royale.

Esta coproducion Coreana y Japonesa, que dirige Kim Tae-Gyun ((Volcano High School, Crossing) y guioniza Tetsuya Oishi (Death Note), es la adaptacion del manga homónimo de Kôji Matsumoto, en donde se nos narra la historia de un adolescente y sus amigos viajan a una isla en busca de su hermano desaparecido, descubriendo que esta repleta de vampiros, entre otras criaturas.

Sin poder comparar la película con la obra original ya que soy una desconocedora del manga, estamos ante una película muy irregular, en donde las batallas y acción, la sangre y el gore, se compagina con el humor, amistad, romance, drama, y la clásica historia de superación adolescente.

Aunque el director Kim Tae-Gyun sabe como desenvolverse en las escenas de acción y efectos especiales, no consigue lo mismo con la historia y personajes, dando de si una película superficial con personajes unidimensionales, sin desarrollo, ni carisma, ni caracterización, unos personajes muy fríos y sin vida.
Los héroes de la película, están demasiado esteriotipados, y los malos, los vampiros, a pesar de nos ser unos “blandengues”, de matar sin comtemplaciones y ser crueles, no son del todo unos malvados a tomar en serio, ya que están representados de manera muy afeminada, con un comportamiento muy histriónico, y caracterizados con cierta semejanza a Marilyn Manson o cualquier músico gótico-visual.

Con un comienzo prometedor, la película va perdiendo la fuerza y originalidad inicial poco a poco, dando un clímax algo decepcionante, a causa en especial de su excesiva duración, algo mas de dos horas de duración, innecesarias ya que la historia no da para tanto, y se rellena con escenas, situaciónes y diálogos “ñoños” y forzados, proporcionando los mayores altibajos de la película.

Higanjima es inconexa, algo vacía, caótica, desaprovechada, aburrida en ciertos momentos, …….. pero es una película de la que disfruté mas de lo que llegué a imaginarme, y es que a pesar de los fallos de la película, si vas sin mucha expectación y con ganas de pasar un buen rato, esta película no decepcionará. Además es agradable de ver por su mas que correcto apartado técnico, y es de agradecer tanto “gore” a pesar del producto que es, y al publico al que esta destinado.

Puntuación 5/10

Continuando directamente del dorama (y en concreto del especial Paris) nos llega la primera parte de este supuesto final de una de las series (películas, manga y anime) japonesas mas exitosas de los últimos años.

Nodame Cantábile es la adaptación de un josei (manga destinado sobre todo para mujeres, tanto para una audiencia de jóvenes y adultas) de Tomoko Ninomiya que nos narra la historia de Shinichi Chiaki un talentoso e engreído estudiante de música que quiere llegar a ser director de orquesta, en su camino se cruza un sinfín de personajes de lo mas peculiares, en especial, Megumi Noda (Nodame), una chica muy diferente a él pero con un gran talento aun por perfilar.

Como he comentado al principio la película es una secuela de la serie de televisión ganadora de numerosos premios en el 2006 que continua la historia sin ponernos “al día” de nada, y sin ningun tipo de intención de ser una película independiente, sino una historia para los aficionados de su predecesora. Eso no quiere decir que si tiene una minima idea de que va la historia puedas disfrutar de la película, ya que estamos ante una historia simple de superación y amoríos.
Y es que Nodame Cantabile no es una historia original, además esta llena de momentos muy típicos, y con el estilo particular japonés (personajes exagerados, traumas varios, risas oportunas en momentos dramáticos con tonterías y carasas varias, %85..); pero a pesar de ello, estamos ante una historia muy “fresca” con unos personajes atractivos, algo diferentes de lo común.

En esto destaca esta serie en su forma diferente (y fresca) de estar narrada, y ante todo por los personajes, lo más importante de la historia, todos ellos muy excéntricos y particulares, y desarrollado y caracterizados perfectamente.

Los actores (en especial el dúo protagonista, Juri Ueno y Hiroshi Tamaki), con su carisma y presencia, no solo dan más vida a los personajes, sino que al tratarse de una serie de imagen real que adapta un manga, ponen caras, poses, voces, ……., muy hilarantes, y expresivas, muy a lo manga y anime, dando un resultado mucho más divertido.

Hideki Takeuchi, director también de la serie original se acopla perfectamente al formato cine, huye de ese aire “cutre” a dorama que tanto gusta a los japoneses y nos trae una además muy bien orquestada, que debe centrarse mas en la trama central y en los personajes principales, dejando de lado por falta de tiempo, algunas subtramas importantes en la historia original y esos maravillosos personajes secundarios. Aun así, sabe darles y encontrarles una característica especial, que los hace destacar como secundarios y no los convierte en extras no mas.

Adaptando el arco argumental del manga (que por cierto es el que esta editando en nuestro país en estos momentos) que toca, la verdad es que la historia se centra sobretodo en el personaje de Chiaki, dejando un poco de lado a los personajes secundarios (se hecha de menos mas participación del siempre genial Naoto Takenaka), y el de Nodame, y sobretodo la relación de estos dos.
Aunque para ser justos, Nodame y los otros personajes sin duda dan todo para destacar (y lo hacen) y la idea principal de superación y maduración esta presente, al igual que la de este arco argumental, el del alejamiento de dos personas que se necesitan y se aman para lograr cumplir sus sueños, convertirse en músicos profesionales.

Todo esto esta bien ejecutado y sin prisas, a pesar de tan solo tener dos horas para el su desarrollo y profundidad.

Aunque la película se desarrollo entre París, Austria, Japón y la República Checa, y esta repleta de actores internacionales, todos ellos están doblados al japonés, y sin ninguna pretensión de disimularlo, te advierten incluso del hecho en un momento de la película, algo que no chocara a los aficionados a la serie original, ya que lo hemos podido ver en el especial Paris, al igual que ver como que actores japoneses interpreten a occidentales sin ningún reparo.
Todo ello queda olvidado rápidamente por el simple hecho que lo ves como una peculiaridad (excentricidad) mas de tantas que tiene esta serie (peli).

La música, es uno de los factores más importantes de esta serie, no solo podemos escuchar y ver hasta por completo obras clásicas, sino que se utilizan muchos términos musicales y se hace múltiples referencias. Aunque eso si, tiran hacia lo fácil, y sin duda todos reconoceremos los temas clásicos de Tchaikovsky, Bach, …..

Con una brillante mezcla de música clásica, comedia y drama romántico, a la espera de la segunda parte hay que decir que esta excelente (no del todo redonda) secuela tira hacia el drama mas que la comedia (algo no común hasta ahora) y nos deja con uno de esos cliffhanger “de infarto”.

Puntuación 8/10


Película japonesa que a primera vista puede parecer un telefilm barato pero que gracias a la buena dirección de Hiroshi Nishitani (Suspect X) que sabe darle ritmo y tensión en todo momento, unas correctas actuaciones, y una historia algo típica y simple pero muy bien construida, da de sí, un entretenido thriller con sabor a clásico y muy influenciado por el cine occidental.

Como la Navidad se acerca, un nuevo empleado de la Embajada de Japón en Roma, el Sr. Kuroda, llega para ayudar con la seguridad en la Cumbre del G-8, el problema es que Kurada no encaja ni se rige por las normas, es un hombre bastante peculiar que nadie quiere a su lado, por lo que siempre es trasladado de un sitio a otro. Cuando una niña japonesa es secuestrada en un museo, Kuroda se vera envuelto en el caso, para alivio de algunos.
Él y la madre de la niña a través de la histórica Roma, buscaran desesperadamente a la niña en un caso que no es tan sencillo como parece, y que sin duda, estará relacionado de algún modo con la cumbre.


La televisión japonesa Fuji TV en conmemoración a su 50 aniversario tiro la casa por la ventana y con presupuesto holgado llevo a la gran pantalla la novela de Yuichi Shinpo (Whiteout), logrando un blockbuster correcto, una película palomitera muy convencional pero interesante y efectiva.

La acción de la película se desarrolla íntegramente en Italia, por lo que la película está repleta de diálogos en italiano y en ingles, haciéndola junto a los exteriores, más internacional y exótica (sobretodo para los japoneses).

La dirección, fotografía, y apartado técnico en general, peca demasiado de ese aire típico a dorama que posee parte del cine japones, pero Nishitani sabe aprovechar bien los medios y los exteriores, para darle algo de personalidad y calidad.


La película esta llena de rostros conocidos, Yuji Oda (Bayside Shakedown), Yuki Amami (Gambling Apocalypse Kaiji), Koichi Sato (Nobody to Watch Over Me), y Erika Toda (Death Note), Atsushi Ito (Densha Otoko) y Masaharu Fukuyama (Suspect X), entre otros.
Destaca entre ellos Oda, que tiene entre manos un papel muy carismático, el de implacable y excentrico “héroe” solitario, al que no nos extrañaría ver de nuevo en la pantalla en posteriores continuaciones, viendo el resultado en la taquilla nacional e internacional de la película.

De entre el reparto occidental, una lástima que no se haya optado por algún que otro rostro más conocido, aunque supongo que se les habrá ido todo el presupuesto en la reconocida cantante Sarah Brightman que se interpreta a sí misma en la película y nos deleita con un recital.


Amalfi sin más pretensiones que hacernos pasar unas entretenidas dos horas, tiene sus limitaciones, pero eso no le convierte en una mala película, sino más bien en una complaciente, para todos los públicos.

Puntuación 6/10