Posts etiquetados ‘Cine made in Korea’

Harmony

Publicado: febrero 17, 2011 en Cine, Reseñas Cine Asiatico
Etiquetas:,

“Harmony” no engaña a nadie es una de esas películas llenas de buenas intenciones que depende de que día te pille puede llegar a gustarte o no (y llegar a tocar la fibra sensible o no). Un melodrama inspirado en un coro de una cárcel femenina, no podría dar mas de si que una película emocional y edificante.

Jeong-hye, mato a su marido en defensa propia. En el momento de su detención, estaba embarazada por lo que el bebé nace cárcel. Meses mas tarde, tiene que dar en adopción a su bebé. Su historia y la del niño sensibilizara a las carceleras y a las reclusas, por lo que se formara un coro de música para que Jeong-hye este fuera de la cárcel con su hijo por lo menos un día, con la ayuda de entre otras, Ok Moon una ex-profesora de música que está en el corredor de la muerte por asesinar a su marido y la amante de este, en un ataque de celos.


Sin mas intenciones que hacernos pasar unas agradables dos horas, la película no profundiza en terrenos peliagudos o morales, nos edulcora la realidad, por lo que esta asegurada la previsibilidad y la manipulación (aunque no en exceso) de sentimientos.
Aun así (aunque solo de pasada, de forma muy rápida y ligera) no se olvidan de tocar unos cuantos temas sociales, como la necesidad de reformas peniteciales y de leyes, la discriminación de clases sociales, las segundas oportunidades, ………


Las mujeres protagonistas, todas ellas, tienen unas razones mas o menos justificables para su delitos (crímenes pasionales, autodefensa, accidentes, …..), por lo que se nos es muy fácil cogerles simpatía.
Así que tenemos una buena cantidad personajes arquetipos, pero funcionan a la perfección, al igual que los mensajes de perdón y redención, y demás temas tópicos que aparecen en la cinta.

El tema musical, el de la formación del coro, adquiere protagonismo en algunos momentos, sobretodo hacia el final, sirviendo tanto para unir a los personajes, como de hilo conductor y de desarrollo de la historia.


La verdad es que es extraño cuando un drama carcelario presenta un ambiente “tan agradable”, pero que queréis que os diga, consigue con éxito su objetivo, entretener y conmover, gracias en especial al buen reparto femenino, y en especial a la televisiva e internacional Kim Yoon-jin (Yesterday) y Nah Moon-hee (Mission Possible: Kidnapping Granny K), una de esas “halmoni” (abuelas) surcoreanas siempre presentes y excelentes donde aparecen.

Puntuación 5/10

Anuncios

A Barefoot Dream

Publicado: febrero 15, 2011 en Cine, Reseñas Cine Asiatico
Etiquetas:,

A Barefoot Dream llegó a cines surcoreanos en junio, en plena fiebre del Mundial de Fútbol de Sudáfrica consiguiendo un considerable éxito en taquilla, lo que junto a su selección por parte de su país para ser la candidata para los Oscar a mejor película de habla no inglesa, la convertía en una de las cintas surcoreanas del año, en una de las imprescindibles.
Claro esta, esto era a priori, una vez vista podemos comprobar el resultado y la verdad, no decepciona, estamos ante un drama deportivo algo sentimental y manipulador (aunque sin llegar a caer en la sensiblería) pero reconfortante y conmovedor.


El director Kim Tae-gyoon (Volcano High School, Crossing) a través de una dirección enérgica, emocionante y realista, y un guión solido, nos trae esta película basada en hechos reales que nos cuenta la historia de Kim Shin-hwan, un ex-futbolista que tras fracasar en su país, se marcha a Timur Oriental a entrenar un grupo de niños.
A pesar de la inexperiencia del entrenador y la pobreza en que viven los niños que ni siquiera tenían zapatos para jugar, con esfuerzo e ilusión serán capaces de cualquier cosa.


Es verdad que esta película tiene muchos trasfondo en el que no se indaga, no se profundiza tanto en el tema social y político, como en la caracterización de los personajes, ni siquiera en la historia real del propio entrenador; pero esta simplificación de guión se debe a que tampoco es su intención, en ningún momento quiere ser una película reivindicativa, sino mas bien un drama deportivo de superación personal.

A Barefoot Dream sigue los esquemas clásicos de los films de este subgénero; un equipo sin futuro y mal avenido, es entrenado por un perdedor que acaba convirtiendo lentamente en mejor ser humano cuidando y unificando al equipo.
Además, aunque evita acercarse demasiado a temas mas serios, si que los toca lo suficiente para darnos una sensación de peligro e inestabilidad social y político en el país, lo que posteriormente ayuda en ese mensaje que se da, y se suele dar en esta clase de películas, de que el deporte es algo mas, y puede unir personas y países.


Los niños de la película son adorables, la mayoría son miembros actuales del equipo de Kim Shin-hwan, y los secundarios de la película aportan su granito de arena a la pelicula, pero es el actor en alza, Park Hee-soon (A Million), el absoluto protagonista.
Park Hee-soon con gran carisma interpreta al ex-jugador de fútbol arisco y frustrado, que poco a poco va transformándose, madurando y adquiriendo responsabilidad y valores.
Para este film, tuvo no solo que recibir una formación especial como entrenador de fútbol juvenil, sino aprender diversos idiomas (el portugués, ingles, indonesio y tetun) que va intercambiando y utilizando a lo largo de la película de forma muy curiosa (pero para nada forzosa).


A Barefoot Dream quizá no venga avalada por premios y presentaciones en festivales, quiza sea una película convencional y predecible, pero no por ello deja de ser una gran película de lo mas atractiva que merece mas repercusión (sobretodo internacional). Un entretenimiento muy solido y humano que nos llegara al corazón, y hará las delicias a los amantes del drama deportivo.

Puntuación 7/10

Kang Woo-suk (el director de la saga Public Enemy) parece que quiere dar un giro a su carrera cinematográfica y si este año se introduce por primera ver al drama romántico y humano con G-Love, el recién terminado año ya hizo un pequeño cambio con Moss, un film que sigue los esquemas mas tradicionales de la novela policíaca, y que se convirtió en una de las películas más exitosas, en la taquilla y critica, del 2010 en Corea del Sur.

Basada en un exitoso comic web de Yoon Tae-ho, Moss, es una oscura y escalofriante película, un apasionante thriller muy elaborado y laberíntico que nos mantiene en vilo durante sus casi tres horas de duración, 163 minutos que pasan volando.
Y a pesar de las miles de vueltas que da la trama y los continuos flashbacks, la película es firme y coherente, y posee un ritmo trepidante, lleno de momentos de emoción y tensión.

Moss también se permite el lujo de presentarnos cierta crítica social, y es que los personajes están atrapados dentro de una sociedad malsana llena de corrupción, presentando un aspecto muy negativo de esta, ya sea Surcoreana como mundial.


Park Hae-il (The Host), Jeong Jae-yeong (Welcome to Dongmakgol), son los máximos protagonistas de esta cinta, sus personajes se internan al clásico juego del gato y el ratón, y ambos realizan un trabajo sublime, presentando una muy buena química dentro de su rivalidad.
En la batalla de estos dos personajes, Jeong Jae-yeong gana por diferencia, interpretativamente hablando, ya sea por su gran talento y carisma, como por lo atractivo y el potencial de su personaje, el malote de la función, caracterizado de manera excepcional con un muy buen maquillaje como un anciano muy manipulador y cabrón.

El elenco secundario en su conjunto esta excepcional también, algunos mejor desarrollados y profundizados que otros, pero todos ellos importantes en el desarrollo de la trama, siendo en ocasiones los conductores de esta.

La atmósfera de la película es el segundo plato fuerte de la película, después de la actuación de Jeong Jae-yeong. Una atmósfera oscura y malsana, es la que da este misterioso pueblo y sus habitantes, gracias a los escenarios, las actuaciones, la fotografía y el buen manejo en la cámara de Kang Woo-suk, director al que esta vez no se le puede acusar de no tener un toque mas personal en sus films, sobretodo en según que escenas, como la de los túneles.


Pero a pesar de todo ello, Moss tiene algún que otro fallo importante, que hace que esta excelente película no sea del todo redonda y no pase a ser una obra maestra.
Se nota que la película esta adaptando algo muy extenso, y muchos personajes y subtramas quedan incompletas, cuestionándonos si es una película para todos los públicos o para aquellos que han leído la obra original (cosa que sucede en las películas de Harry Potter por poner un ejemplo), ya que en ocasiones nos da la sensación que falta algo que contar de tal personaje o situación.
Y el otro fallo, quizás el más importante, es que desde muy pronto se nos explica demasiado, ya no sé si esta realizado así aposta, para centrarse más en las causas que en el “quién es el culpable”, o si considera al público demasiado inocente, pero es muy fácil para el espectador adelantarse a los acontecimientos y las sorpresas.

Eso no quita que Moss sea una gran película, una de las mejores de 2010, y Kang Woo Suk un director en mi opinión muy infravalorado en occidente, que merece todo el reconocimiento con esta película.

Puntuación 7.5/10

My Dear Desperado

Publicado: diciembre 6, 2010 en Cine, Reseñas Cine Asiatico
Etiquetas:,

My Dear Desperado no es una comedia romántica como la malvenden, sino una película sobre las dificultades de la vida moderna, sobre las relaciones entre las personas (ya sean familiares, amorosas o de amistad) que son puestas a pruebas continuamente.

Un gángster algo inútil y una recién graduada de la universidad desempleada, son los peculiares personajes de esta película interpretados a la perfección y con una gran química por Park Joong-hoon (Nowhere To Hide, Radio Star) y Jeong Yu-mi (A Million, Like You Know It All).


Los estándares sociales, la crisis económica, las expectativas familiares y profesionales y mas temas de la actualidad, son tratados en esta película que debajo de esa fachada de film entretenido esconde mucho mas de lo que en un principio podríamos imaginar.

Sorprende como puede con tan solo unas pinceladas llegar a lo mas profundo de ciertos temas como la presión familiar y social, y las dificultades en las relaciones.
Nuestra protagonista como en la vida misma tiene que hacer frente a cambios y dificultades, pero no son sus familiares, ni los que creía amigos quienes le ayudan, sino quien menos se lo espera ese “desconocido” que esta pasando por algo parecido a ella. Por lo que creo que la película va mas allá de mostrarnos su relación amorosa, y sino, mas bien, su necesidad y desesperación por encontrar a alguien que le comprenda, que le ayude en los momentos duros y de necesidad.

Esta película, también es una mirada critica e irónica del mundo gangsteril y su posible atractivo para la gente joven, nuestro gangster protagonista tiene un pupilo al que debe enseñar y encaminar hacia el mundo delictivo, un joven inocente que no cree tener futuro en la vida y con un falso sueño se introduce a este submundo. Este joven emprenderá el mismo camino de nuestro protagonista, cometiendo los mismos errores, cosa que el personaje de Park Joong-hoon, intentara impedir por todos los medios.


El asistente de dirección de Lee Chang-dong en Oasis y el guionista de películas como Off Road, Kim Kwang-sik-I, hace su debut en esta película como director de manera excelente. Tanto su dirección como el habitual apartado técnico del cine surcoreano, es sublime.


My Dear Desperado (también conocida como My Girlfriend as a Gangster) tiene un mensaje bastante negativo, de como la gente no logra sus sueños y se dan de bruces con la cruda realidad, y es que en esta vida no solo hay ganadores y perdedores, sino también supervivientes que sin lograr la vida que quieren ni la plena felicidad, si una suficientemente satisfactoria.
A pesar de lo duro que os pueda parecer todo ese trasfondo que tiene la película, los coreanos saben darle el suficiente tono comico y romántico a la historia, convirtiéndola encantadora, divertida y humana.

Es verdad que al buscar el publico mayoritario, no llega a hacer frente del todo estos temas que he comentado, no los llega a desarrollar lo que debe para convertirla en una gran película, pero si que es una de las sorpresas del año, una gratificante película que aporta algo fresco y diferente, además de capas y capas de profundidad.

Puntuación 8/10

Man of Vendetta

Publicado: noviembre 28, 2010 en Cine, Reseñas Cine Asiatico
Etiquetas:,

Con muchas expectativas me dispuse a ver este thriller surcoreano, de nuevo con el tema de la venganza por medio, a causa, principalmente, de la presencia de Kim Myeong-min (Open City, Beethoven Virus), para mi uno de los mejores actores surcoreanos del momento, un camaleónico actor capaz de hacer cambios drásticos en su físico dependiendo de su nuevo personaje (como puede verse en Closer to Heaven) al estilo el actor galés Christian Bale.

Kim Myeong-min esta vez se pone en la piel de un devoto sacerdote que tras el secuestro de su hija, pierde por completo la fe y parte de su cordura.
Ocho años después de que su pequeña fuera dada por muerta, recibe una llamada en que le dicen que su hija esta vida y que esta con su secuestrador. A partir de entonces empieza una carrera contrarreloj para rescatar a su hija, siendo capaz de cualquier cosa para recuperarla.


El thriller es uno de los géneros mas explotados en Corea del Sur y el que mejor se les da. Todos quieren de alguna manera u otra sobresalir, darle un giro de tuerca a la historia y aportar algo diferente. No Mercy y sobretodo I saw the devil son un claro ejemplo de ello este año, pero aunque Man of Vendetta lo intenta, y a pesar que nos sorprenda con alguna cosa, como a la hora de mostrarnos (muy de pasada) el dolor y sufrimiento de las victimas, esta película no consigue ser catalogada mas allá de un thriller más o menos típico y predecible, a causa de no conseguir profundizar como debería en la psicología de estos personajes.


Creo que el mayor fallo de esta película es querer seguir demasiado las pautas de thriller convencional y sobretodo quedarse con titulo internacional definitivo The Man of Vendetta y no con el de The Destroyed Man o The Demolished Man, ya que la película debería haberse centrado en dar mayor importancia a los sufridos personajes, en un principio parecía esa la intención de la película, pero se queda a medias.

Es verdad que el personaje de Kim Myeong-min, es el más importante en la historia, y se le da una psicología e interpretación excepcional, el de un hombre destrozado y hastiado, un hombre que tras la desaparición de su hija se ha dedicado a autodestruirse. Pero no consigue dar mas que pinceladas al personaje de la joven víctima, interpretada por Kim So-hyeon-I (vista en dramas como Bread, Love and Dreams).

Cada vez mas, la religión catolica esta presente en las películas surcoreanas, ya sea por “exotismo”, por querer llegar mejor a la audiencia occidental, o simplemente por el hecho de que es una religión que se esta implantando mas en en país.
Mostrada de manera mas o menos trascendental en los films, en Man of Vendetta, es un elemento para caracterizar aun más y mejor al personaje central, a ese hombre que pierde la fe en la iglesia, en la vida y en si mismo.
A diferencia de lo que podíamos imaginar no es un viaje redentor del protagonista en busca de su fe, sino mas bien en busca de su hija, y de paso, de si mismo.


Woo Min-ho debuta en la dirección con este thriller más que correcto, técnicamente impecable repleto de tensión, en el que a pesar de algún altibajo, no se nos da respiro, y se nos presenta un película apasionante y entretenida con un ritmo trepidante.

Puntuación 6.5/10

I saw the Devil puede que sea la mejor película del festival de Sitges y de Kim Jee-Woon, una película durísima al mismo tiempo que impactante y fascinante, que va mas allá de la “orgía de sangre” y de la violencia (para algunos gratuita), gracias al buen hacer del director y los actores, y a un guión excelente con una historia y unos personajes perfectamente construidos.

Esta película que cuenta con una gran carga dramática y una dirección detallista y de calidad, gira entorno a los dos protagonistas, a los personajes interpretados de manera sublime por Lee Byung-hun y Choi Min-sik, así pues se podría decir que estamos ante una película de personajes, de individuos que detrás de sus estallidos de violencia esconden unas motivaciones, en este caso, el de convertirse en diablo para poder castigar a otro diablo.


Jee-Woon es un artista, y aunque parece que internacionalmente no se le quiere dar el merito que se merece, el de grandísimo director, lo lleva demostrando desde su debut en “The Quiet Family” y sus posteriores películas tales como “A Bittersweet Life” o “A tale of two sisters”; es un artesano de la forma, por lo que esta película vuelve a tener un apartado técnico impecable.

El director surcoreano nos ambienta esta “terrorífica” película con una atmósfera claustrofóbica y oscura, mas cercana al terror psicológico que al thriller, en la que se nos muestra la violencia de forma realista y muy fría, y una sociedad, mas bien un submundo, muy malsano, lleno de psicópatas de lo mas retorcidos y sádicos. Todo ello con un ritmo frenético, y es que esta película en sus casi dos hora y media de duración nos deja “agotados” por su intensidad, por lo que es de agradecer los habituales momentos cómicos surcoreanos que aparecen en el transcurso de la cinta, llenos de humor negro, que nos ayuda a liberar tensión.


El duelo interpretativo entre Lee Byung-hun y Choi Min-sik es increíble y a pesar de lo que algunos puedan pensar, muy igualado, sus interpretaciones son muy viscerales y pasionales, movidas por la propia emoción y motivación de los personajes.

Min-sik interpreta con macabra solvencia a un impredecible asesino en serie de jóvenes, que encuentra auténtico placer en sus actos y que no siente ni remordimiento ni dolor (físico y psicológico), mientras que Byung-hun a un serio y ejemplar agente secreto que emprende un descenso a la oscuridad y al infierno, por medio de una calculada y violenta venganza contra el personaje del primero, para ello se transforma en un monstruo como al que persigue que no dará tregua a su enemigo, utilizando métodos inimaginables.

El personaje de Lee Byung-hun sus actos y motivaciones, es el que nos lleva al mensaje/debate de la película, sobre los limites de la venganza y su ética y moralidad.


I saw the devil viene envuelta por la polémica de la violencia en el cine y en especial el cine surcoreano, este verano estalló el debate tras su remontaje para evitar la censura (en Sitges pudimos ver la versión integra), pero aunque no es sin fundamento, porque la película es muy explicita, sádica y violenta (vamos que no es apta para todos los publicos), se podría haber quedado en eso, en una simple polémica, pero no es así, es una película muy “potente”, una muestra mas de la buena salud del cine surcoreano y de la calidad de su director Kim Jee-Woon.

Puntuación 9/10 (no es un 10 porque no la vimos en las mejores condiciones, una copia algo falta de calidad y unas horas que no lo son, las 4 de la mañana).


Bedevilled parece una película sacada de los años 80 donde los abusos sexuales, la violencia y los asesinos vengativos están presentes, y en la que no puede falta el inevitable y sangriento final en plan “justiciero”; todo ello ambientado en un lugar asilado e insólito donde los “pueblerinos” imponen sus propias y barbaras leyes.

Hae-won se ve obligada a tomarse unas vacaciones en la isla donde vivian sus abuelos, después de ser testigo de un intento de asesinato.
Allí vuelve a encontrarse con Bok-nam, una antigua amiga con la que siempre ha mantenido contacto, y que sorprendentemente tras su vuelta ve como el resto del pueblo la trata como a una auténtica esclava.
Bok-nam, desesperada, le pide a Hae-won que la ayude a escapar de allí, pero ésta prefiere no involucrarse. Cuando Bok-nam se da cuenta de que su propia hija está siguiendo sus pasos, se intenta escapar de la isla provocando la ira de sus habitantes y una sucesión de muertes.


Con dos parte muy diferenciadas, el drama social duro y critico y el slasher puro y duro, su director, Jang Cheol-soo, no podría debutar mejor que, con esta película sobre el machismo actual en Corea del Sur y en especial en las zonas mas rurales.

El duro drama social critico sobre el maltrato de las mujeres, da paso al slasher vengativo donde nuestra protagonista con hoz en mano se dedica a decapitar y mutilar para el disfrute del espectador, eso sí, siempre con un punto de humor muy negro que “suaviza” las duras imagenes y los momentos mas gore.

Más allá de la sangre y la venganza, Bedevilled tiene este contundente mensaje sobre la condición actual de la mujer en Corea.
En gran parte de la película (la primera hora) se desarrolla el infierno en que esta viviendo nuestra protagonista, una situación oscura y en cierto modo creíble, sobre una mujer que es empujada hasta el borde de sus fuerzas fisicas y psicologicas.
El director en esa parte se toma su tiempo para mostrarnos la historia y los personajes, para que podamos entender la motivacion de estos. No es una hora simplemente de torturas, sino la manera de poder conectar con un personaje humano, viendo su impotencia, su horrible vida, y deseando que empiece la venganza y la “carnicería”, por muy malsano que sea este pensamiento, ya que es la única manera de que pueda escapar de su “prisión”.


Jang Cheol-soo se enfrenta a una película “delicada” que podría habersele ido de las manos, pero de manera muy solida y sórdida nos presenta una película muy bien realizada, actuada y escrita.
La dirección del asistente habitual de Kim Ki-duk, es simplemente bella y clásica; de manera sotisficada y elegante logra una oscura y claustrofóbica atmósfera.


Bedevilled, ha sido la gran sorpresa del festival y una de las mejores películas del festival que resulta ser un excelente debut de Jang Cheol-soo, a la que como único fallo que se le puede atribuir es ese alargado e innecesario final.

Puntuación 8/10