Archivos para marzo, 2010

Paju.

Publicado: marzo 31, 2010 en Cine, Reseñas Cine Asiatico
Etiquetas:,

Paju, sin duda, puede ser una de las grandes decepciones del año según te enfrentes a ella.
Y es que es muy difícil ir sin una idea preconcebida de esta película de la directora surcoreana Park Chan-Ok (Jealousy Is My Middle Name), tanto por su sinopsis que apunta a un thriller típico surcoreano, como su fama tras pasar por diversos festivales, entre ellos el de Rotterdam, teniendo como honor ser la primera película surcoreana que abre el festival desde sus inicios, hace ya casi 40 años.

El problema viene a que, Paju no es propiamente un trepidante thriller, ni un drama social y político como apunta la propia directora, sino más bien una película sobre dos personajes torturados y complicados, que se mueven entre una relación prohibida y la culpa.


Una chica vive con el marido de su hermana, un hombre sobre el que ella tiene pensamientos tan terribles como contradictorios: cree que él asesinó a su hermana, fallecida en una explosión de gas; pero al mismo tiempo, está enamorada de él. El marido también es un personaje complejo: como estudiante, fue un activista democrático; es también un profesor en clases nocturnas, lucha contra desahucios injustos y tiene una aventura con una mujer de su antigua universidad. La película tiene lugar en Paju, una ciudad de las afueras de Seúl.


El puzzle del misterio central de la historia, sobre la identidad del asesino, va encajando poco a poco a lo largo de la trama (incluso se llega a desvelarse hacia la mitad de la película), pero como ya he comentado, no es lo que mueve e impulsa la historia, más centrada en el drama humano y social, y sobre todo en los personajes.


Lee Seon Gyun y Seo Woo presentan unos personajes muy ambiguos, que nos insinuan más que nos enseñan, y que a pesar de moverse en el tema de las lamentaciones y las culpas, de “revolcarse” en la miseria, no buscan (ni encuentran) la redención o la esperanza.

Lee Seon Gyun (Our Town, Pasta) interpreta a un hombre religioso que desde el inicio de la película y tras un accidente, lucha contra la culpa, sus ideales, sus sentimientos personales, y sus responsabilidades.
Un personaje atormentado y exiliado que por medio de silencios, miradas y gestos consigue transmitir más que con palabras.

La joven y prometedora, Seo Woo (Crush and Blush, Cinderella Sister), interpreta a un conflictivo y ante todo, confuso personaje, muy vulnerable y caprichoso emocionablemente.

La relación entre estos dos personajes es muy compleja e imposible, ante todo porque la sombra de culpa siempre está sobre ellos, y aunque presenta un torbellino de emociones y sentimientos, ninguno de los dos lo saben o pueden expresan, a pesar que por medio de sus acciones, el espectador la pueda percibir, gracias a la formidable actuación de ambos protagonistas.


El tema político, social e incluso religioso de la película, ese que parece ser el que mayor importancia quiso dar la directora, no llega apreciarse en su totalidad, sino que apenas se llega a intuir a lo largo de la película, quedando simplemente como tema de fondo.
Eso sí, es un elemento muy importante para el desarrollo de la historia y sobretodo de la relación entre los dos personajes, que le da mayor profundidad y autenticidad.
Además, siempre es de agradecer que se sugieran ciertos temas, que los veamos e interpretemos por nosotros mismos, que nos hagan reflexionar y pensar, sin necesidad de que nos lo den todo mascado.

Al desarrollarse también la historia alrededor de estos temas, y al situarse la película en la decadente ciudad de Paju (la de hace unos ochos años, ahora parece ser que es mas urbanita), se da una oscuridad y al mismo tiempo una gran fuerza y peculiaridad, a esta, ya por si sola, desesperanzadora y deprimente historia.


Algunos podrían considerar Paju como una película “fallida”, si consideramos la pretenciosidad e intenciones iníciales de la autora, quizá estén en lo cierto, pero eso no quita que estemos ante una gran película.

La directora por medio de una narración algo confusa y muy desordenada, repleta de flashbacks y malentendidos, nos proporciona una historia muy emocional (que no quiere decir melodramática o sensiblera) repleta de capas y capas de gran complejidad, profundidad y emociones.

Por medio de un ritmo pausado (sobre todo al principio de la película), y un apartado técnico muy vistoso, en especial gracias a la fotografía y un trabajo impresionante detrás de la cámara, se nos presenta una película reflexiva y profundamente humanista, que destaca en especial, por la gran actuación de los dos protagonistas.

Puntuación 8/10

Anuncios


Nuevo trailer de la nueva película de Nicolas Cage que se estrena en Julio , siendo para Disney por tanto el supuesto pelotazo del verano. Y es que produciendo Jerry Bruckheimer y dirigiendo Jon Turteltaub (si los mismos que La búsqueda) no es de extrañar que lo vaya a ser.

Esta película que a priori se ve espectacular y entretenida, nos narra la historia de Balthazar Blake es un alto hechicero en el Manhattan de nuestros días que intenta defender la ciudad de su archi-enemigo Maxim Horvath. Balthazar no puede hacerlo solo, así que recluta -a su pesar- a Dave Stutler, un chico normal pero que oculta un gran potencial para que sea su protegido dándole un curso de inmersión en el arte de la antigua magia. Juntos deberán vencer a las fuerzas de la oscuridad. Dave tendrá que echar mano de todo su valor para sobrevivir al entrenamiento, salvar la ciudad y conseguir a la chica mientras se convierte en El aprendiz de brujo.

Junto a Cage estarán, Jay Baruchel, Monica Bellucci y Alfred Molina, entre otros.

Jin

Publicado: marzo 29, 2010 en Reseñas Series TV
Etiquetas:,

Uno de los drama más famosos y con mas éxito del año pasado en Japón es este drama histórico con toques fantásticos basado en un manga de Motoka Murakami, en donde se nos cuenta la historia de un medico del siglo XXI que tras un accidente viaja en el tiempo y acaba en la época Edo.


…… ha viajado en el tiempo?, está en coma?, o está loco? …….
Así podría empezar esta serie japonesa, al igual que lo hace la excelente serie inglesa de la BBC, Life on Mars, pero también podría hacerlo como Regreso al futuro u otras historias de viajes en el tiempo, ya que esta serie tiene muchísimas referencias.
Pero a pesar de los elementos clásicos de esta clase de historias de ciencia ficción, en donde no puede faltar el “efecto mariposa” , el contraste de la mentalidad y conocimientos del protagonista venido del futuro y los habitantes de la época pasada, ….; Jin es un drama medico ambientado en la época Edo.

Este personaje como si fuera la Fletcher de los médicos, vaya donde vaya, se encontrara con un paciente inesperado que sufrirá el caso más complejo y difícil de tratar (e incurable para la época que están). Jin se enfrentara a sus dudas de salvar a estas personas causando un cambio histórico que puede provocar cambios impensables en su futuro y el de la humanidad; y a la obtusidad de las personas de la época.


Con un reparto excelente encabezado por Takao Osawa (Goemon), Masaaki Uchino (252), Haruka Ayase(Ichi), Keisuke Koide (Cyborg Girl) y Miki Nakatani (Zero Focus), esta serie tienen un sin fin de personajes interesantes además de nuestro medico viajero, personajes que a raíz de su relación con él, sus vidas y personalidades cambian enfrentándose a sus limitaciones y a las de las época.

En cuanto ambientación de la época, en cuanto a vestuario y decorados parece impecable, procurando mantiene y dar el mayor rigor histórico posible, ayudado por la incorporación de personajes y sucesos históricos.

Jin a pesas de lo repetitivo que puede llegar a ser una vez pasas la mitad de la serie (sigue en mismo esquema episodio tras episodio), su excesivo dramatismo, y su final abierto (y porque no decirlo anticliffhanger total, claramente por su probable continuacion por medio de segunda temporada, especial o película); tiene un ritmo trepidante y una historia y unos personajes suficientemente interesantes, lo que hace de esta serie que compagina intriga, drama, amor, e humor, una más que recomendable visión.

Puntuación 7/10


Una misma historia, dos maneras de contarlas, resultados muy diferentes.

Una película de 1981 y una serie del 2006 que se basan en la novela del mismo nombre del prolífico autor Jiro Akagawa, para contarnos la historia de Hoshi Izumi, una joven estudiante cuyo padre ha fallecido recientemente. Para colmo, poco después de la muerte de este, un clan mafioso se presenta en su instituto a buscarla, y una misteriosa mujer se presenta en su casa con intención de quedarse a vivir con ella.
Los yakuza, vienen a presentar sus respetos ya que su jefe a muerto, y ella como pariente más cercano, ha heredado sus poderes y derechos. Aunque Izumi al principio les rechaza, pronto se hará cargo del clan y de sus disputas territoriales.


Sailor Suit and Machine Gun (La Película)

Todo un mundo a conocer esto de las películas “idols” en donde se engloba esta película clásica de los 80 que tiene como director al particular director Shinji Sōmai y a Hiroko Yakushimaru como protagonista, que en otro momento le dedicaremos un especial, ya que hoy me voy a centrar en comparar la película de Sailor Suit and Machine Gun de 1981 con la serie de hace unos años.


Sailor Suit and Machine Gun, superficialmente es una especie de sátira al género de los yakuza y a los cambios sociales de la época, pero es algo mas, es una cult movie, un clásico dentro del “genero” de las “idols”, una de las mejores películas del “genero”, que se sale de la formula y el esquema, gracias a la dirección de Somai mas interesado en los personajes y aportar un aire artístico a la película, con una dirección increíble, muy innovadora, repleta de planos exquisitos, silencios, “escenas congeladas”, planos secuencia larguísimos e impresionantes,……… aunque todo ello, le dé a la película un ritmo muy tranquilo, también la hace especial y muy impactante y admirable visualmente.

Así que aunque por el titulo se puede intuir una película trepidante con colegialas y metralletas, o incluso algo estilo el nuevo sello de Sushi Typhoon, esta película es todo lo contrario, y aunque la intención de la película no va más allá de traernos una ligera película de acción, se puede hacer como a lo Michael Bay, o con arte como Somai.


Hiroko Yakushimaru en esta película demuestra un talento natural increíble, con una interpretación muy natural y fresca, su personaje es el de una adolescente despreocupada y valiente, una joven que se inicia en el mundo de la yakuza sin ningún reparo y temor, toda su inocencia contrasta con la sociedad nipona de la época, y con el submundo al que se ha metido.

Hay películas por las que no pasan los años, y hay otras, como esta, que estos años la hacen aun más buena y especial.

Puntuación 7/10


Sailor Suit and Machine Gun (La Serie)

La nueva versión televisiva de Sailor Suit and Machine Gun del 2006 (en 1982 ya hubo una), consta de siete episodios de 45 min. cada uno, a ver cual es peor.
Aunque es verdad que al empezar presenta buenas maneras, poco a poco se va convirtiendo en un drama sensiblero y melodramático para todos los públicos, sin mucho más que aportar que, para algunos, ver a la estrella juvenil Masami Nagasawa (Crying Out Love, In the Center of the World) en acción.
Y es que a pesar de que tiene un muy buen ritmo, tanto dramatismo innecesario la hace muy cansina, si bien en la película original cada situación trágica era sorpresa inesperada y rápidamente se pasaba a otros temas de la trama, aquí, en la serie se regodea en ellos.


Es verdad que la historia es la misma, sin ese encanto ochentero y la magnífica y peculiar dirección de Shinji Sōmai, pero la forma de contarla es totalmente diferente, y aunque esta realizada en una época más actual y los personajes deberían ser modernos y liberares, estamos ante una historia más “anticuada” y ante todo, más moralista.
Empezando por la protagonista, aquí una mojigata sosa y enclenque, sin el carisma y atractivo de Hiroko Yakushimaru.

Lo yakuzas del clan que “hereda” nuestra protagonista también sufren su cambio, y pasamos de tener a un gay y un par de pandilleros, a unos lloricas dubitativos de su vocación como mafiosos. Además de cambiar por completo la relación entre nuestra protagonista y ellos, en la antigua podemos ver un vínculo profundo de respeto, amistad e incluso algo más, para en la más actual a un vínculo más familiar.
Incluso el malo de turno cambia, esta vez a un cambio más realista y actual. Ya no es un megalómano villano sacado de un comic, sino un político corrupto.


Pero esta serie tiene algún punto interesante, algo que la haga destacar comparándola o no con la película original, y no es una mayor profundidad en los personajes y la historia, que para nada es así, sino que sigue con un sinfín de agujeros en el guion, sino el estar ambientada en el barrio de Asakusa. Eso sí, aunque es un elemento curioso, tampoco es que nos de mayor calidad a la historia, como tampoco lo hace la presencia de unos desganados actores, que normalmente son sinónimo de calidad interpretativa, como son Ken Ogata y Shinichi Tsutsumi.

Puntuación 4/10

A continuación os dejo con unos videos de ambas adaptaciones con el memorable tema central de la película, que en su original era interpretado por la propia Hiroko Yakushimaru mientras que en la serie creo que es una versión interpretada por la propia Nagasawa Masami.