Archivos para enero, 2011

Kang Woo-suk (el director de la saga Public Enemy) parece que quiere dar un giro a su carrera cinematográfica y si este año se introduce por primera ver al drama romántico y humano con G-Love, el recién terminado año ya hizo un pequeño cambio con Moss, un film que sigue los esquemas mas tradicionales de la novela policíaca, y que se convirtió en una de las películas más exitosas, en la taquilla y critica, del 2010 en Corea del Sur.

Basada en un exitoso comic web de Yoon Tae-ho, Moss, es una oscura y escalofriante película, un apasionante thriller muy elaborado y laberíntico que nos mantiene en vilo durante sus casi tres horas de duración, 163 minutos que pasan volando.
Y a pesar de las miles de vueltas que da la trama y los continuos flashbacks, la película es firme y coherente, y posee un ritmo trepidante, lleno de momentos de emoción y tensión.

Moss también se permite el lujo de presentarnos cierta crítica social, y es que los personajes están atrapados dentro de una sociedad malsana llena de corrupción, presentando un aspecto muy negativo de esta, ya sea Surcoreana como mundial.


Park Hae-il (The Host), Jeong Jae-yeong (Welcome to Dongmakgol), son los máximos protagonistas de esta cinta, sus personajes se internan al clásico juego del gato y el ratón, y ambos realizan un trabajo sublime, presentando una muy buena química dentro de su rivalidad.
En la batalla de estos dos personajes, Jeong Jae-yeong gana por diferencia, interpretativamente hablando, ya sea por su gran talento y carisma, como por lo atractivo y el potencial de su personaje, el malote de la función, caracterizado de manera excepcional con un muy buen maquillaje como un anciano muy manipulador y cabrón.

El elenco secundario en su conjunto esta excepcional también, algunos mejor desarrollados y profundizados que otros, pero todos ellos importantes en el desarrollo de la trama, siendo en ocasiones los conductores de esta.

La atmósfera de la película es el segundo plato fuerte de la película, después de la actuación de Jeong Jae-yeong. Una atmósfera oscura y malsana, es la que da este misterioso pueblo y sus habitantes, gracias a los escenarios, las actuaciones, la fotografía y el buen manejo en la cámara de Kang Woo-suk, director al que esta vez no se le puede acusar de no tener un toque mas personal en sus films, sobretodo en según que escenas, como la de los túneles.


Pero a pesar de todo ello, Moss tiene algún que otro fallo importante, que hace que esta excelente película no sea del todo redonda y no pase a ser una obra maestra.
Se nota que la película esta adaptando algo muy extenso, y muchos personajes y subtramas quedan incompletas, cuestionándonos si es una película para todos los públicos o para aquellos que han leído la obra original (cosa que sucede en las películas de Harry Potter por poner un ejemplo), ya que en ocasiones nos da la sensación que falta algo que contar de tal personaje o situación.
Y el otro fallo, quizás el más importante, es que desde muy pronto se nos explica demasiado, ya no sé si esta realizado así aposta, para centrarse más en las causas que en el “quién es el culpable”, o si considera al público demasiado inocente, pero es muy fácil para el espectador adelantarse a los acontecimientos y las sorpresas.

Eso no quita que Moss sea una gran película, una de las mejores de 2010, y Kang Woo Suk un director en mi opinión muy infravalorado en occidente, que merece todo el reconocimiento con esta película.

Puntuación 7.5/10

Yoshihiro Nakamura es uno de los directores mas interesantes y prolíficos de la actualidad en Japón, que siempre sabe darle un cierto toque personal y de calidad a sus películas, incluso aquellas que a priori parecen thrillers de lo más convencionales, como esta cinta, Golden Slumber.

Morita se reune con un viejo amigo para un dia de pesca, pero éste parece estar muy cambiado, y le recomienda a Morita que “huya, aun cuando parezca que esta a punto de morir”, justo antes de que una bomba estalle en la calle de al lado, justo por el lugar en el que estaba desfilando el presidente del gobierno. Morita huye instintivamente, y así comienza una persecución implacable, ya que comienzan a aparecer en los medios pruebas incriminándole del asesinato.


Basado en un best seller de Kotaro Isaka, este film de casi dos horas y media con ritmo trepidante resulta ser una gran película que no te deja descanso, y que tiene como protagonista a un carismático antihéroe y un elenco de secundarios de lo más estrambóticos.

Golden Slumber nos presenta una cinta de persecuciones muy al estilo Con la muerte en los talones o el Fugitivo, pero el objetivo de la película no es el descubrir las conspiraciones ni la emoción de la caza, sino más bien las emociones, ya que estamos ante una película en la que las conspiraciones y el thriller trepidante se mezclan con el humor, el drama sobre la amistad perdida y la manera de encontrar volver a casa.

La película aunque desprende en todo momento cierto aire a Hitchcock, y sus clásicos personaje protagonistas (hombres normales y inocentes acusados), se transforma en algo totalmente distinto una vez se va desarrollando, dándonos una película de suspense muy emotiva, nostálgica y cautivadora. Aunque eso no quiere decir que no tenga su buena dosis de acción y suspense.

Es verdad que ciertas situaciones y sobretodo personajes puedan parecer algo artificiales pero sorprendentemente se presentan de manera convincente, y es ese toque que la hace especial y diferente, junto a la música. Como sucedía en Fish Story, está película utiliza la música como un elemento importante en la historia, y en concreto una canción de los Beatles, la que da titulo a la película.


Masato Sakai (Sukiyaki Western Django) interpreta de manera excepcional a un hombre común algo inocentón que a pesar de todo (gracias al buen guión) no se convierte ni en el tonto del pueblo, ni en un payaso, ni en la típica victima.
Además Nakamura interrumpe su huida con continuos flashbacks de su vida universitaria que nos hace conocerlo mejor, siéndonos mucho mas fácil conectar con él.

Los personajes que conoce nuestro protagonista en el camino, en su huida, son de lo más curiosos, desde un asesino en serie de lo mas cordial (por muy raro que pueda sonar), a unos gansters de pacotilla bonachones, …… a los propios amigos de nuestro protagonistas con sus propias características especiales.
Y es que por muy tópica que pueda parecer esta cinta o cualquiera de este director, sus personajes son inteligentes e infinitamente más simpáticos que cualquiera de otra película del género.


Golden Slumber es una película que merece más reconocimiento y repercusión, igual que su director, ante todo en occidente, y un claro ejemplo es una de las escenas finales, que culmina en la pirotecnia visual mas que espectacular de lo más “romántica”.

Puntuación 8/10


Dante Lam no para de darnos buenas películas en los últimos años, si The Beast Stalker fue la consagración absoluta del director, este año ha sido el suyo, con dos películas excelentes en las que se ha superado, unas buenas muestras del mejor cine policial made in Hong Kong.

La primera de ellas, Fire of Conscience fue un thriller de acción crudo, violento y oscuro lleno de giros de guión sorprendentes e inteligentes; la segunda una especie de secuela (o así se anuncia aunque luego no es tal) de The Beast Stalker, llamada The Stool Pigeon que paso a comentar.

Este nuevo e intenso thriller de Dante Lam, sobre un policía y un informante de este que intenta infiltrarse en las triadas, cuenta con el mismo equipo, guionista (Jack Ng) y con parte del reparto (Nicholas Tse, Nick Cheung, Miao Pu y Liu Kai-Chi), de la exitosa Beast Stalker.

El director, especialista en “machacar” a sus personajes, nos presenta un increíble thriller policiaco, violento, oscuro, y realista con unos personajes muy torturados, complejos, y ambiguos.
Y aunque es verdad que no se desvía mucho de una fórmula, ya no sólo de los conflictos de los policías y delincuentes ambiguos, sino de las películas de infiltrados, ofrece la suficiente variación sobre el tema, y esta dirigída de manera sublime.
Profundiza en ciertos temas de lo mas fascinantes poco vistos sobre el funcionamiento del departamento policial especial, que utiliza como principal recurso de sus investigaciones a los informadores.

Nicholas Tse y Nick Cheung estan impresionantes en su papeles de antihéroes, sus personajes son de una gran complejidad psicológica, que van mas haya del esteriotipo, son personajes que toman decisiones (correctas o incorrectas) por la situación en que se encuentran, que les llevan a cruzar en más de una ocasión la delgada línea entre el bien y el mal.
La relación entre estos dos personajes esta muy bien presentada, quizá, le falte algo mas de profundidad y desarrollo, al igual que la relación de estos con sus respectivas “féminas”, pero aun así, presentan una muy buena química.

Como es habitual Dante Lam (uno de los directores más interesantes de Hong Kong), nos presenta una película con un ritmo encomiable, que unido con su destreza en la dirección, el también habitual excelente nivel técnico, da de si una de las películas del año, que compagina escenas de acción trepidantes (a destacar la persecución por los callejones del mercado) y emocionantes, con momento dramáticos y melancólicos de manera excepcional, y con el mayor realismo posible.

Puntuación 8/10